0

Baywatch

Posted by Stipey on 16:42
Adaptación al cine de la serie "Los vigilantes de la playa". Narra la historia del esforzado socorrista Mitch Buchannon (Johnson) y su choque de carácter con un bravucón socorrista novato (Efron). Juntos, descubren una trama delictiva local que amenaza el futuro de la Bahía.

CRÍTICA en 3 puntos:

1) Miraba la crítica de expertos y periodistas y cuanto la mayoría de medios la puntuaban mal me mentalicé de que iba a ser un bodrio, llevaba ya 30 minutos de película y pensé que era el tiempo límite, ya que La Momia de Cruise pasado ese minuto es una auténtica mierda y de repente casi sin enterarme ya llevaba 50 minutos en la sala, iba soltando alguna sonrisa y agradecía las vistas, en nada, 70 minutos y para aquellos que conozcan la estructura de un guión sabrán que el tercer bloque de una película tiende a ser peor que el resto, posiblemente perdamos un poco la atención, se resuelvan conflictos o porque si se baja de intensidad en el tercer tramo el final y la resolución impactarán más, el hecho es que estaba ya cerca del final y tenía la sensación de estar distraído y de poder aguantar incluso mucho más metraje en esa tónica, pero por desgracia al final de la película todo fue un poco precipitado y absurdo, aun así, la conclusión a la que llegue es que es una película donde puedes ir con amigos, pareja o familia y pasar un buen rato.


2) En momento tuve la sensación de estar viendo la versión playa de American Pie ya que toda la película intenta tener un tono constante de comedia, lejos queda algún parecido con la serie y eso no es justo, podrías haberte titulado "Los locos de la playa" y me hubiese quedado igual, pero está claro que el título ayuda en el marketing, también hay que saber que esta serie triunfo tras una primera temporada con bajo nivel de audiencias cuando David Hasselhof puso su dinero y se hizo productor ejecutivo, entonces vinieron 9 temporadas de éxito, que el título era importante, pues si, pero el único parecido que tiene con la serie original son los flotadores.

3) Me gustaron los chistes (eso es algo personal), me gustó la banda sonora (eso es algo personal), me gustaron las chicas (eso es algo personal y me gustaría ayudar un poco más en esta crítica pero es que la película va a lo que va, comedia, canciones de moda y cuerpos bonitos. Me hizo especial gracia que corran por la playa a camara lenta.


CONCLUSIÓN:
Es verano, es tiempo de ocio, sin pretensiones, un rato agradable con amigos, pues la recomiendo.

Enlaces a esta entrada
0

John Wick: Pacto de sangre

Posted by Stipey on 16:38
El legendario asesino John Wick (Keanu Reeves) se ve obligado a salir del retiro por un ex-asociado que planea obtener el control de un misterioso grupo internacional de asesinos. Obligado a ayudarlo por un juramento de sangre, John emprende un viaje a Roma lleno de adrenalina estremecedora para pelear contra los asesinos más peligrosos del mundo.

Agradecemos a John Wick que nos ofrezca una camorra acorde a los tiempos y tan bien expuesta o, por decirlo de otra forma, una camorra desde otra perspectiva, más rica, más noble. Con John Wick desaparecen esos padrinos seriotes siempre pensativos y amantes del hogar, acompañados de la mujer y con los niños pululando por ahí, incordiando y aburriendo al personal, y también se obvian a los clásicos hombretones metiendo en cemento a los pringados de la otra familia, esos italiani cansinos ya y siempre iguales. En cambio siguen los mismos modales, el interés por los negocios, la misma elegancia y, sobre todo, el respeto por las reglas (sin reglas, la camorra y, por ende, la sociedad, terminarían siendo como animales), la palabra dada va a misa y si no, lloverá la santa venganza.

La espectacularidad y la acción se imponen con John Wick; disminuyen también las largas conversaciones de negocios y de ética, están pero a otro nivel superior. Las muditas mafiosas guiñan un ojo y te encandilan y así puedes pasar por una vez de la grosería de James Gandolfini, que también está bien pero para otro rato. La comida de diseño sustituye a los pesados spaguettis y que quieres que diga, pues todo mucho mejor.

John Wick Pacto de Sangre puede pecar de extravagante y exagerado pero esa es la condición, hay que darse cuenta que el concierto de tiros es como jugar al pinball, dar a la bola una y otra vez, te apasiona, es una absurdez, pero que cuando llega la bola quieres que rebote otra vez y así hasta ganar. Es repetitivo pero distrae, porque además, a pesar del sangriento ritual, John Wick funciona gracias a que, en realidad, esa serie de tiros abajo y arriba (pecho/cabeza), lleva escondido un humor negro muy efectivo. Todo es lujo y humor, bellezas y acción.

Luego tiene sus momentos puntuales, por señalar un ejemplo cuando todos se detienen en la plaza a una orden, momento Moriarty espectacular, y una coherencia en el guion lo suficiente para que veas que hay motivo para la siguiente acción. Sí, increíble, exagerado, sí, pero es así, muy bueno, y me suena el móvil, lo siento, pero eso es que viene John Wick.

Enlaces a esta entrada
0

Okja

Posted by Stipey on 00:49
Durante diez idílicos años, la pequeña Mija (An Seo Hyun) ha sido la cuidadora y compañera de Okja, un gigantesco cerdo, en su granja de la montaña, en Corea del Sur. Pero todo cambiará cuando la gran multinacional familiar Mirando Corporation se intente llevar a Okja a Nueva York, donde la narcisista y egocéntrica Lucy Mirando (Tilda Swinton) tiene otros planes para la mejor amiga de Mija. 

 Tenía muchísimas ganas de ver la nueva película del coreano Joon-ho Bong. Ya le seguía la pista desde hace un tiempo, pero la polémica suscitada en la edición del Festival de Cannes de este año no hizo más que aumentarlas.

Okja se erige como una película de las que hacía tiempo que no veía. Una de esas obras que te hacen salir del cine (o en este caso, del salón de tu casa) con una sonrisa de oreja a oreja. Es entrañable, tierna y bonita, con todas las letras. Contándonos un importante mensaje.

El film cuenta la trepidante aventura de una niña (Mija) y su, para nada convencional mascota (Okja). Mija vive con su abuelo en una pequeña cabaña en las montañas, alejados de la civilización, cerca de Seúl. Desde el principio queda patente la profunda conexión existente entre la criatura y Mija, viviendo ambas en paz y armonía. Sin embargo, un día sus vidas dan un vuelvo cuando una importante industria americana centra su atención en Okja.

La trama de la película va discurriendo a medida que nos va deleitando con unas imágenes idílicas en unos escenarios de ensueño. La historia te atrapa, de manera que no deja lugar a la distracción. El reparto es fabuloso, con un papel protagonista muy realista a cargo de la jovencísima coreana Seo-Hyun Ahn. Ni que decir tiene que juntar en una misma película a dos de los actores más camaleónicos del cine actual puede generar una combinación explosiva. Y así resulta, Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal se vuelven a reinventar para dar vida a la empresaria codiciosa comedida y al veterinario excéntrico venido a menos, respectivamente. Realmente geniales estos dos papeles, que aportan un tono caricaturesco a la obra.

El trasfondo del film no deja de ser una crítica hacia nuestro actual sistema de producción alimenticio, por lo que se hace necesaria en los tiempos que corren. Un sistema del que formamos parte y en el que nos da igual la procedencia del alimento, siempre y cuando éste cumpla una serie de requisitos, diferentes según el tipo de consumidor, véase que sea bajo en grasas, bajo en azúcares, que sea sabroso, y así un largo etcétera de exigencias. Sin embargo con lo que realmente deberíamos mostrarnos intransigentes es con la procedencia del producto y sobre cómo se ha obtenido.

Esta película es merecedora de ocupar un puesto al lado de sus hermanas, el resto de creaciones de Joon-ho Bong. En cuanto a la polémica suscitada sobre dónde se deben estrenar las películas y dónde puede las pueden ver el público, decir que las opciones que están ofreciendo las actuales plataformas me parecen muy atractivas y muy legítimas. Prefiero no poder ver una película en una sala de cine y sí hacerlo por otros medios, a que vomiten otra película manufacturada y nos la lancen para que la engullamos en la gran pantalla.

Enlaces a esta entrada
0

Death Note

Posted by Stipey on 20:55
Un día, cuando Light termina las clases, encuentra un cuaderno negro tendido en el suelo, llamado «Death Note», un cuaderno sobrenatural que es capaz de matar personas si se escriben los nombres en él y si el portador visualiza mentalmente la cara de quien quiere asesinar. Nueva adaptación de la famosa serie (y manga) "Death Note" esta vez con actores reales. 

Antes de ver la película me propuse liberarme de los estereotipos, de las pretensiones que te da el haber visto previamente el anime (y leído el manga) y poner la mente en blanco. Haría así primero una crítica a 'Death Note' como película per se y también a la misma como adaptación del anime. Pero es que lo segundo no hay por dónde cogerlo.
Una película de algo más de 1 hora y media que recoge de su adaptación japonesa lo justo, nombres de personajes, bloque principal del argumento y excentricidades varias (excepto las famosas patatas de Light). Y es aquí donde está a mi entender su principal problema: pretender amasar la esencia de sus 37 capítulos en escasos 100 minutos.

De nuevo los estadounidenses vuelven a darnos más ejemplos que demuestran que o bien no ven la fuente de aquello que quieren grabar o no lo entienden en absoluto. La principal característica de Light (Kira) era ese atractivo tan siniestro que nos producía a todos. Un chaval de nuestra edad que comienza con algo puro y que poco a poco se convierte en rehén de su propio sueño; mitad sociopata, mitad salvador. Y aquí su desarrollo es nulo. Tanto es así que la sensación que me da es que lo han intentado sacralizar. Kira es protagonista y antagonista al mismo tiempo, y en la película parece que los únicos enemigos son aquellos que intentan detenerle.

L es otro que tal baila. Al margen de su cambio de etnia (que sinceramente, me da exactamente igual), queda reducido a una mera caricatura estrafalaria. Como si los guionistas hubieran entendido que lo que hace brillante a L fuera su forma de sentarse, comer caramelos o coger el teléfono, y no su ética particular y su inteligencia sin parangón. Inteligencia al nivel de Kira, que sin embargo ésta solo se deja atisbar en los últimos minutos de la película, siendo el resto del tiempo un adolescente con la posibilidad de matar.

La locura de Mia la han traducido 'decentemente' y me quedo con más ganas de Ryuk (y la voz de Williem Dafoe, impresionante). Mención aparte hay que hacer de la dinámica L-Kira.

A mi entender, la historia de 'Death Note' no es tanto la de un cuaderno que mata gente sino la del juego del gato y el ratón entre sus dos protagonistas, Kira y L (no se entiende si no la bajada de nivel de la serie cuando esa relación desaparece). Juego que gira entorno a la batalla de egos; un ajedrez mortal que nos hacía vibrar con cada encuentro entre ambos. Aquí el único encuentro que presenciamos nos da la impresión de que estamos viendo a dos desequilibrados decir frases de galleta de la suerte y no a dos hombres luchando por ver qué visión del mundo prevalece: la justicia de Kira o la justicia de L.

Termino de ver la película con la misión de sumar otra adaptación más a la sección (encabezada por Dragon Ball): "No, parad, no sigáis, no queremos ver más animes destrozados" y con el sabor de saber que con un poco más de cariño y en un formato de serie Netflix (10-12 capítulos) esta crítica sería muy diferente. Como película es pasable, como adaptación es un cero a la izquierda. Pero no tengáis miedo, pues siempre podremos volver a ver la obra de Tsugumi Ohba y quitarnos este mal sabor de boca.

¿Enserio Kira decapita a una persona y en horas se cree un Dios? ¿No hay un poso ideológico de fondo? No sé, una mínima filosofía jesuíta que le haga querer salvar a todos, algo. En el anime vemos que previamente Light, en el fondo, ya era Kira antes de tener el Death Note, este solo le proporciona una herramienta y le ayuda a perfilar sus pensamientos.

Y además, es la obsesión por acabar con L lo que le hace sucumbir poco a poco a la locura. Debe de ser ese duelo el motor de la evolución personal de Light y no Mia. Es esta última la que es engañada por Kira, es usada por él como un instrumento y no al revés. Por dios, si parece el clásico calzonazos que se deja embaucar por cualquier fémina...

Enlaces a esta entrada
0

The Defenders (Serie de TV)

Posted by Stipey on 20:35
The Defenders sigue a Daredevil (Charlie Cox), Jessica Jones (Krysten Ritter), Luke Cage (Mike Colter) y Iron Fist (Finn Jones). Cuatro héroes únicos con un objetivo común: salvar Nueva York. Esta es la historia de cuatro personas solitarias que sobrellevan sus propios desafíos y entienden que son más fuertes al formar un equipo.

Un ciego ninja, una detective de fuerza sobrehumana, un afroamericano a prueba de balas y un niño rico con el poder las artes marciales entran a un restaurante chino.
¿Cuál es el chiste?
Pues el primero y más importante es pensar que esta serie no es absoluto disfrute y cuidado entretenimiento, con no más de la seriedad imprescindible de por medio.

'The Defenders' no pierde tiempo en tratar de justificarse: esto es un cómic multivitaminado y poderoso, una aventura urbana en la que chocan antiguos cultos con los hijos que han engendrado, y, principalmente, una exploración del heroísmo más sacrificado, a pie de calle y con nula admiración pública.
Matt Murdock, Jessica Jones, Luke Cage y Danny Rand empiezan desde el mismo sitio, con sus caminos personales llegando a una vía muerta de dudas e incertidumbre: ¿quiero la parte de responsabilidad que me ha tocado? ¿hago bien usando mis habilidades? ¿era esto lo que estaba destinado a hacer?
Estos justicieros ya han catado sus primeras batallas, tras ellas se han permitido un alto en el camino y están madurando si sus poderes merecen el inevitable coste personal que acarrean, mientras retoman el contacto con amigos, amantes, mentores... familia.
Esta era la vida que se estaban perdiendo, aunque irónicamente lucharon para protegerla.

Claro que nadie puede huir a su naturaleza demasiado tiempo: a Matt se le seca la boca oyendo las llamadas de auxilio que se fuerza a ignorar, Jessica ha hecho carrera obsesionándose con casos imposibles de solucionar, Luke se ha sorprendido siendo ejemplo de algo que no puede rechazar, y Danny guarda una responsabilidad por una deuda que no pudo pagar.
Así se embarcan, de manera tímida al principio y cada vez más agresiva a medida que avanzan, contra un complot que revuelve los bajos fondos urbanos, que se está cobrando la vida de personas inocentes y que se desarrolla de manera demasiado clandestina como para llamar la atención de justicieros que no estén a pie de calle. Alexandra es la gran mente en la sombra, una "villana", si se la puede llamar así, que se diferencia de anteriores en una cosa única pero crucial: allí donde otros buscaban control y poder, ella busca simple destrucción, porque su juicio ha quedado tan por encima de todo que no le merece la pena conservar imperios condenados a derrumbarse, o tradiciones que no van perpetuarse.
Sigourney Weaver compone el retrato de una persona exquisita y refinada, que sólo halla disfrute en el arte o la creación, y nos hace pensar que estamos equivocados, que por este mundo no vale la pena luchar, porque su fin acabará llegando, y la muerte es solo una puerta que los elegidos mil veces pueden cruzar.

Interesante amenaza, por ello, la que pone esta serie sobre la mesa: de repente, vemos que los cultos en los que se ha movido este cuarteto tienen un alcance global y casi mitológico, de la clase que ve el tiempo pasar sin inmutarse, y por primera vez nos damos cuenta de que ellos quizá no son los elegidos de nadie, sino los accidentes que se han salido del camino marcado.
Daredevil estaba destinado a la lucha contra el Mal y el Iron Fist permanecía por la protección del Bien: conceptos lo suficientemente monumentales como para que los fracasos de Matt y Danny puedan magnificarse, y sus cruzadas disfrazadas parezcan carecer de sentido.

Pero si hay algo que esta serie también pone de manifiesto, de la manera más acertada y más sencilla posible, es que la más pequeña causa siempre tendrá más validez que cualquier esquema grandioso: las conversaciones entre Alexandra y Madame Gao podrán impresionar por su aparente lucidez y sabiduría a través de los siglos, pero es Luke Cage abrazando a una madre desesperada lo que nos desarma, y de la peor manera.
Sigue importando salvar vidas y familias, por más pequeñas que sean para las tradiciones y las profecías.
Sigue importando que haya defensores del inocente, por muy difícil que se haya vuelto esa tarea.

Durante la primera mitad de la serie vemos a los cuatro sumidos en la iluminación y fotografía de su respectivo color, y solo será en el restaurante chino que les sirve como cuartel general donde la gama cromática que les acompaña se una, se confunda y estalle: una manera de contar, sin palabras, que cada uno de estos sacrificados héroes ha encontrado la razón para seguir en que no están solos y no son los únicos que luchan, por mucho que se resistieran a creerlo, en un mundo que parecía quitarles tanto y darles tan poco.
Quizá sea el momento de cambiar las tornas, porque son los únicos que pueden hacerlo aunque no estuvieran destinados a ello; por los amigos y familias que protegen aunque muchas veces los pierdan.

Me esperaba pasármelo bien (porque esto no deja de ser un cómic, cosa que parece que cuesta aceptar), pero lo que no me esperaba es que esto fuera una lógica continuación de todas las series circundantes y un necesario capítulo en la vida de cada uno de estos urbanos vigilantes.
Porque la unión hace la fuerza, pero también funciona en los dos sentidos: como superioridad numérica ante un mal que siempre se va a multiplicar, y como revalidación de unas responsabilidades que estos superhéroes se merecían ver apoyadas.

Enlaces a esta entrada
0

Ready player One

Posted by Stipey on 13:26
La novela cibernética que ha inspirado la próxima gran producción de Warner Bross, a medio camino entre Avatar y Matrix.
Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Se asegura que esconde las diabólicas piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Las claves del enigma están basadas en la cultura de finales del siglo XX y, durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar; pero para hacerlo tendrá que abandonar su existencia virtual y enfrentarse a la vida y al amor en el mundo real, del que siempre ha intentado escapar.

Ready Player One es una novela que si bien viene acompañada del epíteto de «novela para geeks» tendría que ser clasificada como novela de ciencia ficción para mayores de treinta años. Un geek de veinte años asistirá ojiplático a la avalancha pop que Ernest Cline despliega en este libro y que está sacado directamente de su adolescencia.

Ready Player One es ciencia ficción, eso está claro. Nos sitúa en 2044, en medio de una recesión más dura que la actual -o quizás la simple continuación de esta- donde la única ventana de escape que la gente puede disfrutar consiste en un sistema de realidad virtual llamado Oasis. Todo el mundo está en Oasis porque es su acceso es gratuito y porque abarca allá donde la imaginación humana llega. Digamos que Oasis es un Second Life de alta definición que ha logrado la aceptación mundial gracias al buen gusto de su creador y a su defensa de las corporaciones que dominan el mundo.

Pues bien, tras varios años de Oasis su creador, James Halliday, muere y deja su fortuna, de 240.000.000.000 dólares, a aquel jugador de Oasis que encuentre un huevo de pascua que ha dejado en su interior. Tras unos primeros años de búsqueda frenética, sólo unos cuantos convencidos siguen buscando ese huevo de pascua, para lo cual se convierten en auténticos expertos sobre Halliday y su mundo, en concreto los años 80 y 90, la cultura pop, los videojuegos, el cine, la música… Pero, de todas formas, nadie llega a solucionar ni siquiera la primera pista que Halliday había dejado… hasta que un joven llamado Wade Watts da con la clave. A partir de ahí se revoluciona el mundo de Oasis y empieza una carrera tanto en el mundo virtual como el real de lo más entretenida.

Ready Player One es una novela descendiente directa de Snow Crash, de Neal Stephenson, y que bordea la literatura juvenil si no fuera porque no hay jóvenes que puedan disfrutar del inmenso despliegue de referencias que hace Cline sobre máquinas recreativas y películas ochenteras. De hecho quizá es el libro para aquellos geeks cuyos hijos comienzan ahora la adolescencia.

En resumen, un libro de aventuras divertido, rápido, lleno de referencias que descubres con agrado y totalmente recomendable. Eso sí, la traducción flojea en algunos detalles frikis que los más puristas (es decir, el público objetivo de este libro) notarán inmediatamente. El atracón pop ha superado en esta ocasión al traductor pese a su excelente trabajo en el conjunto del libro.

Enlaces a esta entrada
0

Transformers: La era de la extinción

Posted by Stipey on 08:06
Han pasado 4 años desde la tragedia de Chicago y la humanidad sigue reparando los destrozos, pero tanto los Autobots como los Decepticons han desaparecido de la faz de la Tierra. Ahora el Gobierno de los Estados Unidos está utilizando la tecnología rescatada en el asedio de Chicago para desarrollar sus propios Transformers. Al frente del proyecto está Joshua Joyce (Stanley Tucci), un arrogante diseñador que piensa que los Autobots son "basura tecnológica" y se cree capaz de fabricar unos robots infinitamente más avanzados. Mientras tanto, Cade Yeager (Mark Wahlberg), un mécánico inventor, encuentra un Marmon semi-trailer. Al intentar repararlo, descubre que el camión no solo era un Transformer, sino también el mismísimo Optimus Prime, líder de los Autobots. Lo que Cade ignora son las consecuencias que pueden derivarse de este hallazgo. 

Tipico en TV se estrena un blockbuster y ellos aprovechan para poner la anterior.

Es interesante el hecho de que ya lleve recaudados nada más y nada menos que mil millones de dólares la más estúpida y larga película de una saga de filmes esencialmente estúpidos y largos.

A Michael Bay los personajes y la historia le importan un pito. Y, visto lo visto, al público masivo, también. Da que pensar.

¿Y el largo? Mal, gracias: repetitivo. Cansino. Repetitivo.

Nada importa en él: ¿nuevos autobots? Claro. ¿Nuevos personajes humanos? Claro. ¿Trama? Cero. ¿Explosiones? Todas. Hasta el aburrimiento. Ni siquiera hay progresión: lo de aquí es el clímax por el clímax: una concantenacion incesante de destruction porn cimentado en la nada que le hace a uno mirar el reloj a mitad del metraje esperando que falte poco. Un pim-pam-pum inacabable y sin sentido. Esto es el anticine, damas y caballeros. Una mierda efectista sin sentido ni dirección. Un parque de atracciones aburrido lleno de ruido y furia que apenas puede interesar a alguien con más de un dedo de frente o diez años de edad.

Y sin embargo está arrasando.

Santos gatos: Hollywood está fuera de control, no les importa nada y eso les está permitiendo generar cada vez más dinero.

Aterrador.

Enlaces a esta entrada
0

Transformers: El último caballero

Posted by Stipey on 08:00
Dos especies en guerra: una de carne y hueso, la otra de metal. El Último Caballero rompe con el mito original de la franquicia de Transformers y redefine lo que significa ser un héroe. Humanos y Transformers están en guerra y Optimus Prime se ha ido. La llave para salvar nuestro futuro está enterrada en los secretos del pasado, en la historia oculta de los Transformers en la Tierra. Salvar a nuestro mundo está en manos de una alianza única: Cade Yeager (Mark Wahlberg); Bumblebee; un Lord Inglés (Sir Anthony Hopkins); y una profesora de la Universidad de Oxford (Laura Haddock). Hay un momento en la vida de todo ser humano en la que recibimos el llamado para hacer la diferencia. En Transformers: El Último Caballero los perseguidos se convertirán en héroes; los héroes se convertirán en villanos y sólo un mundo sobrevivirá: el de ellos o el nuestro. Quinta película de Transformers dirigida por Michael Bay.

 No me voy a extender mucho:
- La historia plantea conceptos interesantes de los Transformers, con la Edad Media y tal, pero hay demasiadas escenas de relleno y humor súperforzado made in Michael Bay. Mark Whalberg... sigue siendo Mark Whalberg aquí. El nuevo personaje adolescente que sale no aporta nada y sobra. Bueno, en realidad sobran todos los humanos, ojalá se desarrollaran más los Transformers, pero esta ya es la QUINTA película, así que deberéis esperar gran cosa, explosiones y edición confusa, juro que llegué a marearme en algunas escenas.

Pensaba que la cuarta era horrible, pero esta se lleva la palma, porque parece que todo el mundo tiene puesto el piloto en automático y hay desgana a lo bestia. La dirección, las interpretaciones... parece que todos están hartos y quieren cobrar e irse deprisa. Ni repajolera idea de por qué Anthony Hopkins aceptó un papel aquí, pensando en pagar la hipoteca, supongo...
- El CGI, como siempre, impecable. No era una sorpresa después de cinco películas. Los diseños de los Transformers en su línea, muy detallados.
- La banda sonora - no sabe no contesta, ni está, ni se la espera, vaya.

Creatividad nula. En fin, un 2.

Enlaces a esta entrada
0

Rey Arturo: La leyenda de Excalibur

Posted by Stipey on 06:45
Arturo es un joven intrépido que dirige a su pandilla por los callejones de Londonium. Tras sacar la espada de Excalibur, se verá obligado a tomar algunas duras decisiones. Junto a una misteriosa mujer llamada Guinevere, deberá aprender a manejar la espada, vencer a sus demonios y unir al pueblo para derrotar al tirano Vortigern, quien robó su corona y asesinó a sus padres antes de convertirse en rey. 

Terminando de ver “King Arthur: Legend Of The Sword” (2017) de Guy Ritchie con Charlie Hunnam, Jude Law, Eric Bana, Hermione Corfield, Astrid Bergès-Frisbey, Djimon Hounsou, entre otros. Película de fantasía y aventuras, que toma los nombres de La Leyenda del Rey Arturo para armar una película cercana al comic, totalmente predecible, cuya acción sigue al héroe, su destierro, regreso y recuperación de lo que le pertenece. Técnicamente, el director mantiene su narrativa de corte rápido propio de su filmografía, con buenas perspectivas y encuadres, una buena cámara, lástima que no se tome su trabajo muy en serio; pues la película es excesiva en el uso de los efectos visuales, acercándola a los filmes de súper héroes de mundos paralelos. Es notorio que Ritchie no pretende ser histórico, por lo que usa el folclore popular de su país, para llevarlo al terreno de un “Vengador” demasiado moderno, aséptico y acicalado, con una puesta en escena a caballo entre su “Snatch” (2001) y La Saga de Tolkien, muy en la línea de “Sherlock Holmes” (2009) Del reparto, se nota mucho la corrección política en los actores, donde se recrea para glorificar a Charlie Hunnam, un actor muy físico pero sin carisma, y pensar que este tipo iba a ser el Grey de "50 sombras..."; un Jude Law con un papel HORRENDO, aquí bastante malo como antagonista; un intervención desaprovechada de Eric Bana, sin fuerza; un cameo de rigor de David Beckham, ¿qué pasa con Becks ahora quiere dedicarse al cine?; y Djimon Hounsou haciendo el mismo papel de sus últimos 10 años. De las actrices, ninguna sobresale, ni siquiera la maga; sobre todo por el hecho que es un filme de hombres para hombres… con hombres. El gran problema de la propuesta, es que amenaza con ser la primera de 6 entregas, donde no hay mucho que contar. En definitiva, este comic, bien se podría titular: “El Rey Hooligan: La Leyenda de La Testosterona”


TOTALMENTE DESRECOMENDADA

Enlaces a esta entrada

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.