0

Rock of Ages

Posted by Stipey on 11:11
Adaptación cinematográfica del musical homónimo de Broadway. Los Ángeles, 1987. Un aspirante a roquero y una chica que trabajan en el mismo club se enamoran y tratan de impedir que el local caiga en manos de unos empresarios que quieren demolerlo.

Habia visto la película hace tiempo, y gracias a la reposición por parte del parque Warner de la "versión reducida" del musical, me dispuse nuevamente a verlo, me soprendió que muchos actores que en 2012 eran desconocidos ahora al volver a ver la película, a día de hoy, 5 años más tarde son auténticas estrellas...
Across the Universe, Moulin Rouge, Mamma Mia, GLEE. A parte de pertenecer al género musical, estas películas (serie televisiva en caso de la última) tienen algo en común. Todas ellas utilizaron canciones ya conocidas para contar su historia. Éxitos de ayer, hoy y siempre, que incorporadas a sus tramas, lograron llevar más allá la forma de hacer musicales e imponer este nuevo estilo. ¿Para que escribir canciones nuevas cuando las canciones clásicas funcionan excelentemente y se pueden insertar fácilmente en casi cualquier historia? “Rock of Ages” va por esta tendencia, pues a pesar estar basado en un musical de Broadway, aborda el estilo de utilizar canciones bastante conocidas para contar su historia. Si bien esta es una buena jugada, hay que dejar en claro que seleccionar un puñado de buenas canciones no hacen bueno a un musical.

La historia a cargo de la guapísima Catherine Zeta-Jones se siente bastante torpe e incluso llegar ser estúpida en varios momentos. Se le da más importancia a los números musicales, la mayoría de ellos muy mal intercalados en la trama (creo que incluso en Mamma Mia y Burlesque intercalan mejor los números musicales y tampoco son muy buenos filmes que digamos). Incluso me atrevería a decir que la trama de Los Muppets está mejor escrita e incluso las canciones tienen más encanto que los números de este fallido filme, pues sabemos que un himno del rock solo puede despertar la misma emoción si es interpretada por su compositor. La “Bohemain Rapsody” nunca será lo mismo sin Freddy Mercury y por más que Tom Cruise trata de meterle chispa a sus números dentro del filme, no logra escapar de la sombra de sus intérpretes originales. Sea como sea, se agradece la energía de Cruise y su carísma, pues es de lo poco rescatable de este filme que prometía mucho y termina ofreciendo muy poco.
En fin, filme que pudo haber sido espectacular, más que desperdicio a su gran reparto a cargo de estrellas de la música y el cine, ni ellos pueden salvarse del desastre de esta desangelada historia decorada con unos números musicales que ya quisieran mínimo empatar las cotas de emoción de un coro de iglesia (imagínense que tan desalmados son estos números).El Rock vivirá por siempre, más no será por esta película, sino porque el legado de estas estrellas nació para ser eterno y porque afortunadamente, los desastrosos covers de este filme no le harán ni pizca de daño a la inmortalidad esos grandes temas.

Le pueden dar ese plus y la energía necesaria para que funcione, pero los guionistas deben plantearse si van a utilizar las canciones para contar una historia o si van a crear una historia para insertar las canciones. Moulin Rouge es un excelente ejemplo de cómo a partir de una historia se escogen canciones que ayudan a avanzar a la trama y a expresar los sentimientos de sus personajes. Por el contrario, Mamma Mia, Burlesque o Rock of Ages son películas cuya historia está a merced de sus canciones y sin ellas no serían nada. Los mejores momentos de “Rock of Ages” es cuando sus personajes interpretan esos grandes temas, sin embargo esto no es tanto mérito del filme cuando tenemos en cuenta que es imposible no emocionarse con canciones de intérpretes como Foreigner, Poison, Bon Jovi o Journey (con una versión más de “Don´t Stop Beliving, como si no fuera ya suficiente con la de GLEE). Por ende, no es responsabilidad de la película el que su público se emocione, sino estás grandes canciones, pero en dado caso, el mérito no se lo adjudica este filme. “Rock of Ages” no ofrece argumento alguno y lo poco de argumento que hay es simplemente pretexto para darle todo terreno a estos números musicales. Estamos ante otro musical en el que no hay historia, sino que todo es canción tras canción, algunas veces sin orden ni concierto.

Si un musical no tiene un buen guión debe ofrecerer al menos unos muy bien ejecutados números musicales para ocultar este detalle y para ofrecerle al público un buen espectáculo, a fin de cuentas el musical se apoya bastante en las artes visuales para darle otra dimensión al show. Lo malo es que ni siquiera los números musicales de “Rock of Ages” están bien ejecutados, son bastante simples, al menos para las canciones que acompañan. Son más del tipo “Mamma Mía” y “Nine” y bastante lejos del tipo “Chicago” o “Across the Universe”. Se dejan ver, pero tampoco llenan al público de esa emoción y energía que emanan los grandes musicales del séptimo arte. En cuanto a la historia, si es que hay una historia de por medio, pues diría que es bastante simple y descafeinada. La típica historia cliché de los jóvenes idealistas que se enamoran es contada de manera bastante fría y en ningún momento llegas a sentirte cómplice ni llegar a sentir empatía alguna con la pareja protagonista. Hay tramas paralelas, pero ni los demás personajes ni estás tramas secundarias se sienten bien intercaladas, pareciera que todas son parte de distintas historias que trataron de meter forzadamente en el argumento principal, pero en ningún momento se logra desarrollar ninguna de estas tramas correctamente.

Lo mejor la BSO llena de temas del Rock, llevo 2 días escuchándola practicamente en bucle.

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.