1

La guerra del planeta de los simios

Posted by Stipey on 23:39
César y sus monos son forzados a encarar un conflicto mortal contra un ejército de humanos liderado por un brutal coronel. Después de sufrir pérdidas enormes, César lucha con sus instintos más oscuros en una búsqueda por vengar a su especie. Cuando finalmente se encuentren, Cesar y el Coronel protagonizarán una batalla que pondrá en juego el futuro de ambas especies y el del mismo planeta. Tercera película de la nueva saga de El Planeta de los Simios.

Hace mucho, casi ya unos 50 años, Franklin J. Schaffner convirtió la novela de Pierre Boulle en todo un ícono de este Séptimo arte. Una historia en la que nos perdíamos con el Coronel George Taylor (Charlton Heston), en la que compartíamos la incomprensión y desesperación que asolaba al personaje. ¿Un nuevo planeta totalmente dominado por los primates? ¿Los humanos relegados a animales? ¡Cuán maravillosa fue aquella fiesta! Y qué terrible es la resaca que de ella nos queda.

Obviando los pésimos films posteriores al primer largometraje, la trilogía que inició Rupert Wyatt en 2011 suponía una bocanada de aire fresco para esta desgastada historia. Representaba todo un enfoque radicalmente diferente al visto previamente en la gran pantalla. Los espectadores dejábamos de conocer nuevos viajeros espaciales, continuaciones locas y absurdas de un mundo de primates cada vez más semejante al humano en sus propósitos y problemas.

Con la película Wyatt ponía los puntos sobre las íes. Nos trasladaba al punto de partida para narrarnos cómo los hombres y cómo los primates se intercambiaban los roles. Todo podría haber quedado ahí con una más que buena explicación del origen del planeta de los simios; no obstante el hombre, y con él, la industria cinematográfica es ambicioso. Tal como sucedería con el film original, tocaba exprimir aún más la obra hasta vaciar el bolsillo del espectador.

De esta forma en verano de 2014 Matt Reeves tomó el relevo de Wyatt y continuó la saga con "El amanecer del planeta de los simios". Película convencional de acción y aventuras perfecta para entretener a un público en periodo estival sin ganas de ejercitar sus neuronas. Cierto es que continuaba, de forma acertada, la línea argumental que proponía su predecesora.

Pero, ¿por qué detenerse aquí? Como bien dice el refranero popular: "No hay dos sin tres". Y allá que fue Reeves con un nuevo largometraje. De esta forma llega "La guerra del planeta de los simios" a la gran pantalla. Presentada como la gran guinda del pastel, como la explicación última del cambio de mando en el planeta Tierra. ¿Y qué sucedió?
 
Que ni explicaciones, ni nuevos argumentos, ni hechos trascendentales. Simplemente una historia de esas fáciles de olvidar. Un historia de venganza que resulta totalmente intrascendente para el devenir de una civilización. Unos acontecimientos que podría haber encarnado cualquier personaje imaginable de la factoría Hollywood. Pero que por A o por B se decidió que la protagonizaran primates. Y así fue. La comida de marca blanca se enlató en envase de marca. Pero no es tan sólo la historia sino todo las piezas que confeccionan la película.

En primer lugar una cuadrilla de personajes que daría la talla en cualquier film de después de comer. El líder, el fuerte, el secundario que muere, el gracioso sin gracia y cómo no, la chica (más bien, la niña). Con la aparición de este personaje femenino, Reeves pretendía otorgarle a su obra un toque sentimental. El demostrar la compasión de los simios, la crueldad de los hombres y la bondad de los niños. Pero no nos vamos a engañar, este cóctel emocional que nos sirve el director es de puro garrafón. Esto se hace más que evidente con las falsas lágrimas de una niña tras la muerte un simio al que apenas conoce, lágrimas que ni siquiera aparecen tras la muerte del padre de ésta.

Contribuyen en esta mala broma unos enemigos que, a priori, pretenden representar el delirio de una especie abocada a la extinción. Pero que, más bien, dibujan el mayor de los esperpentos. "El Coronel" (interpretado por un aceptable Woody Harrelson) y su escuadrón de soldados, representan un fanatismo que sobrepasa el ridículo. Nada nuevo en esto de los tópicos: un malo que pierde el juicio y unos secuaces de aspecto rudo y torpeza extrema (imposible ver huir 500 simios de pelo negro en la nieve).

¿Y qué decir del final? No me quedan ya palabras para ello. Un ejército arrasado por una avalancha, la muerte del héroe al llegar a la tierra prometida... ¿Alguien da más en este despropósito? La banda sonora de la mano de Michael Giacchino no desentona. Puede que peque al buscar la sonrisa fácil de los enamorados del Rock al añadir el "Hey Joe" de Jimi Hendrix buscando, de esta forma, aliados en favor del film. Y es que poco se puede salvar de la quema en una película que más bien es un collage de clichés de cine palomitero. Quizá cabe destacar la fotografía, en especial las escenas de la playa con los simios cabalgando. A más de uno nos pareció ver de nuevo a Charlton Heston.
En definitiva, una película que se presentaba como un plato
de diseño con cierta intriga y expectación en sus ingredientes, ha resultado ser la misma hamburguesa americana grasienta que nos venden en toda esquina.

1 Comments


Mejor que la segunda, peor que la primera, un digno final a la trilogía, que además homenajea al film original y mezcla géneros sabiamente.

Parece que está en preproducción una cuarta entrega...

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.