0

Radin - Manual de un Tacaño

Posted by Stipey on 22:16
François Gautier es un tacaño. Ahorrar le produce alegría. Su vida gira con el único fin de no gastar nada, pero un día todo cambia cuando se enamora y descubre que tiene una hija de 16 años de la que no conocía su existencia. Obligado a mentir para ocultar su terrible defecto, esto será el comienzo de todos sus problemas.

Este señor cronometra cada minuto que pasa bajo la ducha, mide cada trozo de papel higiénico que utiliza, ilumina su casa utilizando las farolas de la calle y, cuando quiere ver la televisión, mira la del vecino utilizando unos prismáticos. Y es que, François tiene un gran defecto: es muy tacaño.

Las comedias francesas suelen funcionar bastante bien en el país vecino, sobre todo si cuentan con el tirón adicional de estar encabezadas por el actor de moda en ese momento. En la actualidad seguramente el más popular sea Dany Boon, quien ha capitalizado muy bien el éxito de ‘Bienvenidos al norte’ (‘Bienvenue chez les Ch'tis’) y al que también hemos visto en títulos como ‘Nada que declarar’ (‘Rien à déclarer’) o ‘Supercondríaco’ (’Supercondriaque’).

Es el último gran éxito de la comedia francesa, una vez más Dany Boon ha logrado situar una película suya entre lo más alto convirtiéndose en uno de los actores más taquilleros de Francia.
Dany Boon, como Louis de Funès y otros ilustres caricatos del cine francés, ha guiñado (con tics) un ojo al insigne Molière. Si 'Supercondriaque' (2014), que dirigió e interpretó, no dejaba de ser 'El enfermo imaginario', esta no menos divertida 'Manual de un tacaño' jamás esconde su condición de actualización (en forma, que no en fondo) de la inmortal pieza teatral clásica El avaro.

Está claro que lo que mejor funciona de la película son los gags a costa de la tacañería del protagonista, que por cotidianos y ridículos dotan de la incomodidad y vergüenza ajena que se busca (las luces apagadas, los cupones de descuento, el pedir en un restaurante) y resulta agradable que por una vez se eviten los manidos gags visuales con tropezones, incendios, sarpullidos que tan característicos son en la filmografía de Dany Boon se opte por un tono más amable y reconocible por todo tipo de público, que sonreirá al ver reflejado a nuestro protagonista en algún amigo, familiar o incluso en sí mismo.

Un gran acierto de la película es el personaje de la hija, interpretada por Noémie Schmidt, una joven encantadora a la que sitúan en un rango de edad entre la niñez y la madurez olvidándose completamente de presentarla como una típica adolescente. Resulta simpática sin ser empalagosa y pese a que la relación padre e hija podría estar mejor definida, tienen cierta química en sus escenas juntos y llegan a conmover un poquito si tienes el día sensible.

Película simpática, sin complicaciones para pasar un rato entretenido sin pensar mucho y que no ofenderá a absolutamente nadie con su humor blanco, y completamente universal. No sería de extrañar que se preparase un remake en Estados Unidos, si no fuera porque este tipo de cine se ha quedado un poco anticuado y parece que las comedias amables ya no tienen hueco en una industria que prácticamente inventó el género.

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.