0

Múltiple

Posted by Stipey on 11:44
A pesar de que Kevin (James McAvoy) le ha demostrado a su psiquiatra de confianza, la Dra. Fletcher (Betty Buckley), que posee 23 personalidades diferentes, aún queda una por emerger, decidida a dominar a todas las demás. Obligado a raptar a tres chicas adolescentes encabezadas por la decidida y observadora Casey (Anya Taylor-Joy), Kevin lucha por sobrevivir contra todas sus personalidades y la gente que le rodea, a medida que las paredes de sus compartimentos mentales se derrumban.

A diferencia de otras películas de este director, en “Split” podemos observar a un M. Night Shyamalan mucho menos contenido de lo habitual, mostrándonos por momentos lo que esperamos que nos muestre (no es una crítica, es solo una observación). No juega con la misma sutil intensidad de “El protegido” o “El bosque” donde en diferentes situaciones nos enseña en el mínimo continente el máximo de contenido, aquí es más visceral pero no por ello es menos genial. “Split” es una muy buena película que, acompañada en todo momento (como es costumbre en este autor) de una espectacular puesta en escena, nos muestra al que posiblemente sea el Shyamalan más oscuro y perturbador hasta la fecha.

Aunque la premisa pueda parecerlo, no es una película más de secuestros ¿Cómo iba a serlo teniendo en cuenta quien la dirige? Es un thriller psicológico sobre secuestros, si, pero también es un drama sobre secuestros, es una reconceptualización dentro del subgénero y sobre como los traumas del pasado marcan a las persona que seremos en el futuro. Porque si algo diferencia a Shyamalan del resto, no solo es la manera en la que filma, la cámara acaricia, lo que diferencia a este genio único, a este profanador de lo cotidiano, es la forma, la rareza y la elegancia para subvertir todos los convencionalismos con los que estamos familiarizados, y ver al mismo tiempo como podemos cambiar el concepto de lo que es una sesión de terapia.

Las interpretaciones de Anya Taylor Joy y de Betty Buckley son estupendas y necesarias, pero el trabajo que realiza James McAvoy va más allá del elogio.

Hay algo a lo que nuestro director nos tiene mal acostumbrados, y son sus giros finales, algo que es ya marca de la casa y que le pasó factura hace tiempo. Nadie debería de ir a ver una película suya pensando en cual será el final con el que nos sorprenderá esta vez, y haber quien es el más listo de la clase por ser el primero en pillarlo. Hay que dejarse llevar por la belleza que radica dentro de sus historias, criticadas muchas veces por los más timoratos.

Shyamalan es por mérito propio el sacrílego de arquetipos de este siglo, y también del pasado, mirando por el objetivo de la cámara como no lo hace ningún otro director, agitando nuestras rutinas y cambiando los muebles de sitio. Por momentos, incomprendido por marcar él mismo las reglas del juego sin ceñirse a lo que cualquier otro haría, criticado por una sociedad hipócrita, pero admirado en el futuro como un genio único e inevitablemente influyente.

Y como pasa en casi todas las obras de este autor dentro de la industria, esta también ganará más en posteriores visionados. Hay que darle tiempo y ya veréis como va mutando la criatura.

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.