0

Verbo

Posted by Stipey on 09:24
Photobucket

Sara es una chica como otra cualquiera que vive en el extrarradio de una gran ciudad, pero que se haya ante una gran crisis existencial que le corroe interiormente. De gran sensibilidad, esta muchacha especial se obsesiona con la creencia de un mundo paralelo al nuestro que le ofrezca las respuestas adecuadas a lo que está buscando. Tras una serie de inquietantes mensajes, unos extraños personajes guían a Sara a una dimensión mágica llena de peligros con la idea de cambiar las cosas en su mundo

Hace casi 20 años nos enfrentábamos a una corriente diferente en este país, a la corriente del Rap, muchos jóvenes que ahora rondamos la “treintena y media” íbamos con los pantalones caídos, zapatillas enormes, y escuchábamos Rap (Public Enemy, Bobby Brown, US3, o en menor medida los primeros discos de Hip Hop que se hacían en castellano), muchos pensábamos que estábamos ante un “universo perdido”, una “moda pasajera”, un “unirse a una tribu urbana” en aquella época en la que “había que ser algo”. Ahora, una veintena de años después nos encontramos con que esa “moda” no solo no se ha ido, sino que vuelve con más fuerza para quedarse.

Eduardo Chapero-Jackson (vaya nombre más curioso, para un director, y encima es su apellido auténtico vaya…) es un reputado cortometrajista que siempre ha contado con el beneplácito de crítica y público.

Tras demostrar al mundo entero que sabe y puede hacer (buen) cine, Chapero-Jackson olvida todo lo aprendido, y nos trae una historia que parece estar dirigida por un adolescente con esta fábula urbana cyberpunk en la que los protagonistas en lugar de hablar recitan en verso y rapeando.

La idea la verdad es que a mí me atraía muchísimo, ya que soy un seguidor del hip hop, –lo escucho muy a menudo-, y además me encanta el subgénero del cyberpunk. Sin embargo, el director madrileño no ha logrado ensamblar todas esas ideas que tenía en la cabeza y que sobre el papel seguro que quedaban estupendas. Pero es que una cosa es idear algo en tu mente (y escribirlo sobre un papel, o mejor, hacerlo en el ordenador) y otra bien distinta es trasladarla a la gran pantalla. Y Eduardo no ha sabido llevar semejante tarea a buen puerto, no hay que quitarle el merito a Jackson, la idea ya digo, es cojonuda, lo mires por donde lo mires y le des las vueltas que le quieras dar (aquí, como en otras películas se le pueden sacar diferentes lecturas al “empaque final).

La idea de que los personajes se comuniquen rapeando es muy interesante, pero es una de esas ideas que sabes de antemano que no pueden pasar de eso, de idea, ya que en una película, más que nada porque puede quedar algo ridículo, como bien sucede aquí, por mucho que el rapero “Nach” (que hace un pequeño cameo) se haya esforzado con Jackson en guionizar esa parte “en verso”.

Errores a un lado, la película cuenta con algunos aciertos, como por ejemplo, su excelente colorismo visual, algo que Chapero-Jackson siempre ha cuidado al máximo o su proposición de mezclar dos mundos, el real y el fantástico, -drama y fantasía-, en algunos momentos la película puede incluso recordar a la fantástica “El laberinto del Fauno” de Guillermo del Toro, donde una chica huye de la realidad terrible que le rodea a través de su imaginación.

Esperemos que la próxima vez (si es que la hay, porque cuando un cineasta la pifia en su primera película por lo general no vuelve a dirigir jamás) este prometedor director consiga plasmar mejor sus ideas sin que se le vuelva a ir de las manos todo el asunto. Lo que más me ha gustado: su acabado visual, el cameo de Nach (para mí el mejor rapero de España) y la música de éste. Lo que menos me ha gustado: por lo general es una película fallida y su alegato final muy en plan de “si la vida te va como el culo, acaba con ella”.

Valoración: 6 sobre 10 (siendo displicentes).

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.