0

Up in the air

Posted by Stipey on 22:18
Photobucket

Ryan Bingham (George Clooney) es un experto en despedir a gente, contratado de forma externa por otras empresas para reducir personal. Ryan lleva mucho tiempo contento con su despreocupado estilo de vida, viviendo por toda Norteamérica en aeropuertos, hoteles y coches de alquiler. Puede llevar todo lo que necesita en una maleta con ruedas. Es un miembro mimado y de élite de todos los programas de fidelización de viajeros que existen. Y le falta poco para alcanzar el objetivo de su vida: conseguir una secreta y desorbitada cifra de millas de viajero habitual, que le daría acceso a un restringido y selecto club. Sin embargo Ryan no tiene nada auténtico a lo que aferrarse. Cuando se siente atraído por una atractiva compañera de viaje (Vera Farmiga), otra viajera frecuente, el jefe de Ryan (Jason Bateman), animado por una joven y advenediza experta en eficiencia (Anna Kendrick), amenaza con atarle a un despacho. Enfrentado a la perspectiva, a la vez terrorífica de ser destinado a un puesto fijo, Ryan empieza a meditar sobre lo que puede llegar a significar el tener un hogar de verdad.

Nunca algo tan leve como una canción “The passenger” de Iggy Pop, de la cual mis adorados R.E.M. han hecho versión, me empujó con tanta fuerza a ver esta película, y eso que del director de “Juno” y “Gracias por fumar” solo me gustó la primera, y es que el hijo de Ivan Reitman (Jason Reitman) es uno de esos directores que, te tiene que caer en gracia, o te gusta su estilo, algo alternativo y advenedizo o vas jodido…

Todas las criticas y/u opiniones que había leído de la película me confirmaban que, aunque estando delante de una gran cinta, lo peor era el final, siento estar en completo (y alegre) desacuerdo, si uno espera que la cinta termine como se supone que tendría que terminar si que sería un auténtico chasco…

Y es que, la cinta de Reitman, que parece que ha remontado el vuelo tras la siempre genial “Juno”, analiza las miserias del personaje de Clooney a la perfección, para aquellos que viajan con frecuencia por motivos laborales, siempre te cuentan lo mismo, su vida en aeropuertos, hoteles, aviones y esa, extraña y a la vez curiosa sensación, de no saber en que sitio están (de ahí que en la película cada cambio de ciudad nos lo anuncien con el nombre de la misma, para que al menos nosotros no nos perdamos).

El personaje de Vera Farmiga es, la versión femenina de el de Clooney, que parece ese “pegamento” que consigue que la vida que él tiene no se desmorone como un castillo de naipes y, sin embargo, al final no es todo ese mundo que uno espera tener a su alrededor lo que realmente acaba sucediendo (o como uno espera que suceda).

Tal vez como nota negativa diré que algunas situaciones se pierden en exceso, y pueden llegar a parecer lentas, pesadas e incluso repetitivas, pero creo que es lo que nos quiere mostrar el director, la monotonía del trabajo del protagonista, que ya es para él casi un acto mecánico sin importarle el componente humano que de el trasciende.

Sinceramente me ha gustado, además bastante, también porque Anna Kendrick (la acompañante de Clooney en sus viajes) aporta la nota graciosa y chisposa ante el talante serio del protagonista, como esos personajes cómicos que aparecen en las pelis de Disney…

En fin, parece que Reitman le ha cogido cierto “arte” a esto de filmar buenas cintas y esta no es una excepción, aunque esperaba algo más, no me he sentido defraudado en absoluto.

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.