0

7 VÍRGENES

Posted by Stipey on 21:54
7 virgenes

Verano en un barrio obrero y marginal de una ciudad del sur. Tano (Juan José Ballesta), un adolescente que cumple condena en un centro de reforma, recibe un permiso especial de 48 horas para asistir a la boda de su hermano Santacana (Vicente Romero). Durante el tiempo que dura el permiso, Tano se reencuentra con su mejor amigo, Richi (Jesús Carroza), y se lanza a vivir esas horas con el firme propósito de divertirse, hacer todo lo que le estaba prohibido en el centro: se emborracha, se droga, roba, ama y, fundamentalmente vuelve a la vida. Se siente libre y ejerce esa libertad con toda la fuerza y el atrevimiento de la adolescencia. Pero a medida que transcurre su estancia fuera del centro, Tano también asiste al derrumbamiento de todos sus referentes: el barrio, convertido en otro; la familia, el amor y la amistad. Más allá de un permiso de 48 horas, la libertad de Tano se convierte en un viaje impuesto hacia la madurez.

La descripción de 48 horas de la vida de un adolescente, que además procede de un bario marginal, y que acaba de obtener un permiso en un centro de menores es un argumento original donde los haya. En 7 Vírgenes, además, se demuestra claramente insuficiente para servir de hilo argumental con la consistencia necesaria. Posiblemente por este motivo, constantemente se va forzando la trama para dar cabida a todos los elementos que se supone el público espera ver en una película de este tipo: los colegas, la coca, vómitos, borracheras, la disco, el colgao del barrio, la madre autista, unos porritos, un polvo, y mucha desorientación generalizada, todo ello porque sí.

El final, añade algo de emoción a la cinta, pero igualmente parece introducido para conseguir que el fin de semana en el barrio culmine con algún golpe de efecto contundente.

Entre los aciertos destaca sin ninguna duda Jesús Carroza, (¿cómo han podido premiar a Juan José Ballesta?), en un papel que le viene como anillo al dedo. El resto de los colegas resultan igualmente convincentes, tal vez porque no hay forma de enterarse de lo que dicen, por lo que realmente parece que estamos asistiendo a una reunión de bandas callejeras colombianas. La fotografía y la música también colaboran para ootorgar a la cinta la ambientación adecuada
En resumen, El Bola se ha hecho mayor. Pero El Vaquilla era otra cosa.

Copyright © 2009 El Blog de Stipey All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.